lunes, 19 de enero de 2009

De nuevo pisando nieve

Antes de nada, decir, sobretodo a los lectores más acérrimos, que siento haber estado algún tiempo sin escribir. Este blog se vuelve a poner en marcha a partir de hoy, seguramente con dos o tres publicaciones a la semana, todo dependerá de la disponibilidad del ordenador (que no es mío) y del tiempo libre que consiga.

Pero empecemos:

Después del pequeño periplo por casa, regreso a Weimar. Eso fue el pasado día 15 de Enero. Avión de Ryanair, Gerona-Frankfurt Hahn, bus a Frankfurt City y de allí a Weimar en tren. En 1'40h. de vuelo y unos 1100km. el paisaje pasa de colorido y soleado a monocromo y nublado. La temperatura baja unos 7 u 8 grados.

Volviendo la mirada atrás, aún a riesgo de convertirme en estatua de sal por ello, la estancia de casi un mes en casa de mis padres ha sido muy grata. He hecho de todo. He visto a mi familia, he podido quedar con amigos a los que hacía mucho que no veía, he vuelto a jugar con mi antiguo grupo de rol (bueno no del todo pero casi), he trabajado en el gym, he podido volver a entrenar como me gusta, he aprendido pelota sueca con mi padre, he comido toneladas de pescado fresco (que es de lo que más hecho de menos aquí en Alemania), he aprendido nuevas recetas de cocina gracias a mi madre, he comido roscón de reyes casero y de espelta, he visto a mi sobrino padeciendo la varicela, he sobrevivido como reportero espontáneo e improvisado del temporal de levante que azotó la costa brava a finales de Diciembre (aquí el video), he jugado al Rock Band con Mote y Xavi, con los que también hicimos una cena "typische" alemana, he hecho un poco de jardinero en casa, he probado la cerveza de espelta (Dinkel bier), he colaborado en la construcción de un embarcación... y un largo etc.

Lo peor de todo ha sido tener que irme tan pronto, sobretodo porque me hubiese gustado seguir trabajando en lo de la embarcación, un trabajo que no me salió hasta los últimos días de estar allí, y que ojalá me hubiese salido antes. Pero bueno, muchas veces el destino nos guarda este tipo de sorpresas o reversos que hay que superar, elegir un camino u otro, tomar una decisión.

Una vez tomada, seguir para adelante, ahora estoy en Weimar de nuevo, con energías renovadas, y las ideas más claras. Y como siempre, intentaré disfrutar de ello.

Por lo pronto me he comprado una pelota sueca para ir practicando en casa. Sigo con mis labores de reciclaje. Me empecé a leer Fausto. Y aún me queda tiempo para quedar con amigos de por aquí. Memorable y surrealista la pasada noche de sábado con Francesco y Xavi, que empezó por una mini-pinchada de música en su casa.

Cuando llegué todo estaba nevado y con hielo. El estanque del parque de al lado de casa totalmente helado, se podía andar sobre él (otra cosa es que esté permitido). Pero los últimos días está mejorando el tiempo y las temperaturas no bajan de los -1ºC ó -2ºC por la noche, así que se está derritiendo toda. Un fenómeno peligroso por varias razones: la nieve convertida en agua durante el día por la noche se hiela formando una fina capa muy resbaladiza. Yo mismo he podido comprobar su peligrosidad. Además la nieve de los tejados, convertida también en bloques enormes de hielo se precipitan cada equis tiempo hacia las aceras por donde pasan los transeúntes. Todavía no he visto ningún impacto sobre humanos, pero esta mañana he presenciado el impacto sobre un coche aparcado en la calzada y, además del estruendo, el hielo le ha dejado un bollo. Increíble. ¡Creo que es más peligroso andar por la acera que directamente por donde pasan los coches!

Carámbanos asesinos, por suerte estos no caen de golpe... creo.


El miércoles tenemos invitados, vienen Mari y Fer (amigos de Nana), y esta semana hay tres fiestas en la cartelera... así que se prevé una semana bastante ocupada, seguramente con temperaturas que raramente bajarán de los 0ºC y cielos nublados, para variar un poco. Así que ya os contaré.

Saludos!

PD: Ya nos hemos puesto al día de The Big Bang Theory...

También hemos visto "Seven Pounds", la última de Will Smith, que está genial. ¡Aunque ateneos a ver un dramón del quince!

1 comentario:

Jose Maria dijo...

Yuuupi!! He salido en el post jajaja.

En fin manito, ya sabes que te echo de menos los dos huevos. Cuando vuelvas tienes que enseñarme cosas del balón sueco o como sea, que tengo uno y no sé hacer nada xDDD Aparte de unos ejercicios para movilizar lumbares :P Y nada tu...que un abrazo muy fuerte para ver si entras en calor :)