jueves, 25 de septiembre de 2008

Una ciudad no solo es lo que aparenta

El miércoles por la mañana, aún con lluvia, fui a dar una vuelta por la zona Este de Weimar. Básicamente son las afueras. Grandes supermercados, edificios altos y decrépitos, tiendecillas de ropa china y “veinteduros”, fábricas, almacenes, parkings y quizá algunas casas bajas con jardín. Me gusta hacer excursiones por los lugares que normalmente uno no visita de las ciudades. Igual que si de una persona se tratasen, los asentamientos humanos tienen distintas caras. ¿Si conoces la parte bonita, pq no conocer la fea? Normalmente etiquetamos una ciudad de bonita o fea por su centro histórico, curioso o moderno. Pero estamos tomando la parte por el todo. Nos quedamos con lo superficial. Las ciudades no son tan bonitas como nos las pintan.

Para ir hacía allí hay que cruzar las vías del tren.

Quizá es algo que deberíamos tener más presente. No se vale mirar siempre a los que están por encima, a los que tienen un piso en la calle más céntrica, mirad también a los que están por detrás, a los que viven en esos edificios altos y horribles. Y no con una mirada juiciosa por encima del hombro. Conoced como viven, como son unos y otros y que piensan, cuales son su metas. Seguro que os dais cuenta de muchas cosas.

Hoy me habéis pillado reflexivo, y eso es justo lo que os quería contar: Darse cuenta de esas diferencias te hace pensar. Ese es el primer paso.

Bueno, tampoco os penséis que he visto miseria ni nada. Esto no deja de ser Alemania y el primer mundo. Difícilmente habrá alguien que se muera de hambre aquí, pero como en casi todos lados hay diferencias sociales.

En fin, sigo con el relato. Durante la excursión vi un sitio donde poder coger hierros y maderas por si necesito para alguna escultura o así. También recogí un par de puñados de esos frutos rojos de los que ya os había hablado el día del parque. Ya sé de que se tratan, son comestibles y se llaman Escaramujo (Rosa canina). Aquí hay arbustos repletos por todos lados. Mañana o en cuanto pueda os escribo un post sobre este interesante fruto, esta tarde he hecho jalea buenísima con ellos.

Ya llegando a casa me encontré una madera tirada. Nos servirá de mesa pal taller. Ahora nos falta comprarnos un par de caballetes o encontrar algo que nos sirva para el mismo fin.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola soc la conchi del gym vital..si si la abueleta me ha costado un huevo encontrarte ..bueno un huevo no medio ovario..
me ha encantado leerte .
Estes en el lugar que estes saludos..aprovecha bien estos momentos seran otros pero estos no.
salutaçions
conxi

Jaume Estruch dijo...

Pero si tens un bloggggg!!!

Pos ale te pongo en los links de amigüitos!!!!