viernes, 7 de noviembre de 2008

Costumbres alemanas II: La casa

(Aproximadamente nueve meses al año) Llegas helado de la calle, seguramente con los zapatos y pies mojados, abres la puerta como puedes, la bufanda se te lía con la mano, el gorro y los guantes te molestan, estas empapado, y el paraguas gotea poniéndolo todo el suelo perdido. Pero has llegado a casa.

Te descalzas y dejas tus zapatos en el mueble de la entrada. Cuelgas el abrigo, la bufanda, el gorro y los guantes en el perchero, y metes el paraguas en su cubo. Ya te sientes más aliviado. La casa es cálida.

No solo porque hay calefacción o un hogar (que podrían no estar encendidos), sino porque la vivienda está bien diseñada para mantener el calor. Revestimientos de material aislante en las paredes que dan al exterior, dobles cristales, suelos de madera con moqueta y debajo de estos un entarimado con otra capa de material aislante. O incluso una calefacción de suelo radiante.

Mires por donde mires ves muebles de madera, normalmente de madera maciza, nada de conglomerados. La decoración es familiar y cálida. Recuerdos del primo y la abuela se mezclan con calendarios de cocina y arbolitos navideños de madera pintada. La casa es un lugar donde se pasan muchas horas al día, sobretodo en invierno, (aproximadamente nueve meses al año).

Como acabas de llegar de la calle, te estás meando. Corres (siempre con zapatillas o calcetines por dentro del hogar) hacia el baño. Si tienes la suerte de ser una chica no tendrás demasiados problemas. Si eres un chico… ¡Atención! ¡Ni se te ocurra mear de pie! Sobretodo si es una vivienda familiar en la que hay una “ama de casa” de las de toda la vida. Sé que puede parecer extraño pero así ocurre. ¿Qué porqué? Pues por qué ellas mandan. Además esas madres han educado a sus hijos, enseñándoles a orinar sentados (por lo menos en su casa), entonces el niño crece y se lleva ese hábito a su nueva morada, de tal forma que con los años se convierte en una costumbre. Como cosa anecdótica más que como regla general, hay casas en que en uno de los baños lo usan los hombres (pueden mear de pie) y el otro solo mujeres.


En fin, ya has meado y ahora tienes hambre. Comes lo que sea (ahora no viene al caso) y generas residuos. ¡La que te ha tocado! Sobretodo si no es tu hogar. Como se suele decir “cada casa es un mundo” y en Alemania lo de separar los residuos parece ser que tampoco lo tienen muy claro, porque en cada lugar lo hacen a su manera y, contrariamente a lo que pudiera pensarse, tampoco demasiado bien.

Plastichín, Vidriolo, Cartúnez… ¡Jodo, no es tan difícil! Es verdad que por estas tierras hay alguno más… a ver, tenemos tres tipos de contenedores de vidrio: blanco, marrón y verde… luego está el de envases, el de papel, el de ropa, el de orgánico y uno para el resto. Ocho en total. Lo que lleva a que en las casas haya entre 4 y 6 cubos distintos de basura. Básicos: el de orgánico, el de envases, el de papel y el de vidrio. Algunas veces hay una caja o bolsa destinada a los envases que tienen pfand (ver costumbres: el supermercado), o quizás también otro cubo para “resto”.

En realidad no tendría que ser tan difícil la cosa, pero, por ejemplo, hay casas (suelen ser las que tienen jardín) que hacen ellos mismos el compost con la basura orgánica. Y eso lo complica todo. Por ejemplo ya no puedes echar cáscaras de huevo o restos de carne (atraería insectos o pequeños animales).

Bueno, ya has conseguido averiguar donde echar cada residuo, pero has tenido la mala suerte de llenar el cubo. Como en la calle hace un frío que pela y tardarías la vida en ponerte chaqueta, gorro, guantes, bufanda y botas, bajas al keller donde además están los cubos grandes.

El keller (sótano) es un lugar comodín en las casas Alemanas. Incluso en los bloques de pisos suele haber un gran keller donde están las lavadoras y trasteros de cada vecino. En las viviendas unifamiliares este sótano es usado como lugar para almacenar bebidas, víveres, muebles viejos, bicicletas, las basuras y cascos vacíos, etc.

Vuelves del keller y te das cuenta de que aparte de estas pequeñas particularidades, una casa española y otra alemana no se diferencian tanto, las dos tienen habitaciones para cada miembro de la familia, un salón, una cocina, uno o dos baños, un recibidor… lo de siempre.

Ya no como norma general, pero la mayoría de casas no tienen contraventanas ni persianas, y mucho menos rejas o grandes cerraduras en las puertas. No solo se denota en el ámbito de la casa, también por la calle y en otras ocasiones, pero aquí la gente es mucho más confiada y apenas existe el hurto o robo.

Supongo que es algo cultural. Algo que te ha inculcado tu madre, que te ha estado encima un montón de horas, sobretodo en invierno (aproximadamente nueve meses al año).

La mayoría de casas suelen rodearse de verde. Incluso los edificios donde viven varios vecinos tiene detrás un pequeño patio.

5 comentarios:

Kostompy dijo...

Ooooh, qué recuerdos. Todo esto pasa, más o menos igual, en Copenhague. La casa cálida y con los zapatos a la entrada, el sótano con lavadoras y tendederos, el retorno de envases en el super... aunque claro, yo sólo estuve 6 meses, así que sólo conocí el invierno (y, la verdad, creo que me gustaría más que el verano)

Lástima haber estado en Alemania y no habernos tomado unas Berliner Weisser a la salud de los que estaban en el Salón, pero la verdad es que esto de los Pro Tours de Magic ocupa un montón de tiempo!

Seguid disfrutando el camino!

Anónimo dijo...

Creo que al final me iré a vivir a Alemania...ya solo por poder decir "schlampe" y lo de "aikoleksta! alam alam!!!" jejeje. Al final será otro de mis destinos de viaje, porque por lo que cuentas...mola. Será cara la vivienda en Alemania? Ni idea, pero aquí aún gracias si tienes bidet en el baño xDDDDD

Un abrazo manito!

JC : dijo...

Kostompy, pues sí, creo que alemania se parece más a dinamarca suecia y tal que a españa. Sobretodo en mentalidad, economía y desarrollo. Y en los fríos y borrachos que son! XD

Sabía que venias a Berlín para lo de Magic, pero no sabia exactamente fecha... pero weno ya habrá más oportunidades.

Chemote! Creeme que (de forma innata) le saco jugo a todo... mandame a cualquier país (weno menos los que están en guerra o cosas así) y dejame que lo cuente, seguro acabas queriendo ir. ¿¡No ves que a mi me das un palo y una rueda y me lo paso pipa?! XD

La vivienda en alemania está más barata que en españa. No mucho más barata, pero sí algo más. Sobretodo si te fijas en la calidad de lo que estás alquilando. LAs casas estan bien hechas y son amplias (incluso los pisos). No sé cuantos metros cuadrados tiene nuestro piso(es grande de cojones), pero nosotros somos tres personas y pagamos 475€ al mes.

saludos a los dos!

Neri dijo...

Joder, en comparación con Barna está baratísima... Que envidia...

Pues sí, la verdad esque por tu optimismo innato dan ganas de liarse la manta a la cabeza xD

Nosotros nos bebimos una sangría a vuestra salud^^

Sergio Rodríguez dijo...

Vaya, que interesante es la vida en ese país, por eso me gusta