miércoles, 5 de noviembre de 2008

Jägermeister


El color rojizo del Jägermeister con zumo de cereza, era perfecto para una noche como la de Halloween. Durante el rato que estuvimos en casa de las chicas, es lo que estuvimos bebiendo y yo en casa había probado otras mezclas: con zumo de plátano, de mango, de naranja… todo mezclado.

La primera vez que vi una botella de Jägermeister (si no me falla la memoria) fue el primer año que viví en Granada, la trajo Jóse (uno de los compañeros de piso) y creo recordar que no me entusiasmó demasiado. Me pareció un licor de hierbas bastante fuerte y punto.

El otro día, en el Klock 11, un chaval con el que estuvimos hablando, nos dejó probar su brebaje favorito, se trataba de Jägermeister con melocotón y naranja o algo así. Me entraron ganas de pillar una botella y hacer probatinas, y eso hice.



Esta vez me ha gustado mucho más el licor. Tiene sus matices, y bien frío está genial. Ideal para después de una comida copiosa. Y para salir por la noche, pues se pueden hacer infinidad de cócteles. Combina casi con todo. En la página web y por toda la red encontrareis infinidad de combinados que se pueden hacer con él. Hay gente que incluso lo mezcla con cerveza.

Aunque el combinado que más fama a reportado al Jägermeister (ya no se si buena o mala) ha sido el Jägerbomb. Se trata de echar un chupito de Jägermeister en un vaso grande con Red Bull hasta la mitad, y rápidamente bebérselo del tirón. Cuando se piden varios Jägerbombs, el barman debe hacer una hilera de vasos, y entre vaso y vaso un chupito de Jäger. Al lanzar el primer chupito este hace efecto dominó, y todos caen en sus respectivos vasos de Red Bull. La espectacularidad al servirla y los efectos de mezclar estas dos bebidas (que ya os los podéis imaginar) ha hecho que la popularidad del cóctel se extendiera por todo el mundo. En algunos locales de Australia se ha llegado a estipular un número máximo de cócteles por persona y noche o incluso a prohibir su venta y consumo. Todo ello debido a altercados producidos por los consumidores.

Traducido literalmente Jägermeister quiere decir “Maestro cazador”. Aún hoy en día este cargo existe en Alemania. Es la máxima responsabilidad en un distrito de caza, y se encarga de hacer que se cumplan las leyes de regulación. De esta forma la caza es controlada asegurando la supervivencia de las especies animales del lugar.



La curiosa imagen que se presenta en la botella, el ciervo con la cruz divina entre los cuernos, proviene de la leyenda de San Humberto, patrón de los cazadores. Dice la leyenda que Humberto era un cazador salvaje y despiadado, iba a cazar también los domingos y nunca fallaba en su cometido. Precisamente un domingo santo tuvo una aparición, un ciervo enorme con una cruz resplandeciente entre los cuernos se le confrontó. Desde ese día dedicó su vida a los buenos actos, siempre bajo el símbolo de los cuernos de ciervo.

En 1934 Curt Mast, el inventor del Jägermeister y un gran aficionado a la caza, debía aburrirse mucho en su casa, pues juntó 56 tipos diferentes de hierbas, frutas, cortezas y raíces de todo el mundo y con ellas elaboró este impresionante licor. Por supuesto la fórmula es secreta. Un año más tarde lo lanzó al mercado alemán como producto medicinal, sugiriéndolo como beneficioso para cualquier tipo de problema digestivo.

Ya en la década de los 60 fue exportado, primero a Bélgica, después a Italia y así sucesivamente. Hoy en día se distribuye a 70 países de todo el mundo. Además patrocina clubs de fútbol, equipos carreras de coches, y tiene su propio tour musical en Estados Unidos… el Jägermeister Music Tour, dedicado al hard rock, hardcore punk y al heavy metal.

Curiosidades sobre este producto hay a patadas: Leyendas urbanas que dicen que plantas opiáceas o sangre de ciervo forman parte de su batería de ingredientes secretos. Usos peculiares del producto, como por ejemplo, en pequeñas cantidades como trampa para moscas y abejas, o que en la Segunda Guerra Mundial fue usado como antiséptico de campaña.

Resumiendo, el Jägermeister es el licor de hierbas de Alemania por excelencia. ¡¡Que lo disfrutéis!! Esta vez con cabeza, por favor.

PS: la primera imagen es un fondo de pantalla, si queréis usarlo ya sabéis, clic derecho y guardar.

+info:
Pagina oficial
Pagina oficial EEUU
Jäger en la wiki
Jägerbombs

2 comentarios:

Jaume Estruch dijo...

Buf! En un frankfurt aleman que voy bastante que hay por la pla ibiza, en Horta, se ponen finos de esto después de cada comida!

Anónimo dijo...

Acabas de resolver una de mis dudas de cuando era pequeño. Siempre que veia la botella de Jagger la miraba como si me llamara mucho la atención...encontraba bonita la botella, de color verde, su ciervo, y me preguntaba siempre, que sería eso.

Ahora ya sabes que toca cuando vengas, a parte de beber birra en cuerno, tocará pegarnos una palizilla con Jagger jejeje.

Un abrazote manito!