lunes, 10 de noviembre de 2008

¡Ya tenemos taller!

Trabajo no, pero por lo menos ya tengo un lugar donde dibujar, pintar y hacer mis tonterías tranquilamente.

La mayoría de cosas que constituyen el taller han salido de la basura. La mesa por ejemplo es una madera larga que encontramos y, a falta de caballetes, de momento tenemos cajas de cartón y una silla vieja como soportes. El suelo lo cubrimos con una lona de plástico que antes había sido el toldo de una carpa de esas de jardín. Y las paredes las hemos cubierto con plástico transparente (que es lo único que hemos comprado). No os podéis hacer una idea de la cantidad de cosas que se pueden reciclar de la basura… (entrada sobre reducir, reciclar y reutilizar).

Durante el tiempo que tuvimos la segunda habitación ocupada por Kana, fui acumulando cosas e ideas para el taller, y ahora ha sido el momento en que las he ido realizando. Entre eso, ir a reciclar, escribir posts para el blog, hacer ejercicio (he recuperado el hábito), cocinar, salir, etc. la verdad es que no me apetece nada encontrar un trabajo ni ponerme a estudiar alemán. Así que a regañadientes y de forma autoimpuesta, salgo a la calle en busca de nuevas, me elaboro el currículum en alemán y estudio un poco este arduo idioma.

Pero todo anda bien. Ya he dibujado la tercera entrega de Sabiduría Popular (pincha para verlo) y he pintado un didgeridoo, improvisado con una tubería de p.v.c., con el que además me entretengo en los ratos libres y molesto a Nana… jejeje!

Hace dos viernes (el día 31 de Oct.) fuimos a la Römisches Haus (abre el link para ver la reseña). Una casa de de estilo neoclásico que se ubica en el Park der Ilm, aquí en Weimar.

El pasado jueves salimos con toda la peña... (seguir leyendo).

Por último comentar que cada vez nos sale mejor la coliflor con bechamel y los pasteles de chocolate. Ya os pondré las recetas. (Se me acumula el trabajo).

Seguimos viendo la serie The Big Bang Theory y de vez en cuando alguna peli. La últimas que recuerde:

Cuentos de Terramar” (de estudios Ghibli),

Los tres primeros cortos de “Wallace & Gromit” y

Burn after Reading” (la nueva de los hermanos Coen).

Todas muuuy recomendables. Nos encantó la de “Cuentos de Terramar”, que por cierto es una historia que sale de los libros de Ursula K. Le Guin, una brillante escritora estadounidense.

Disfrutad de cada día, y maravillaros de cada pequeña cosa!

5 comentarios:

Jaume Estruch dijo...

Sana envidia!!!

Se me quitan las ganas de estudiar e irme allí con vosotros!

Que guay lo del taller. Pero el local, que es, de alquiler?

Sabiduria popular! si! quiero más! Muahahaha!

Jose Maria dijo...

1.- Taller molón a más no poder.

2.- Empezaré a hacer ejercicio como un loco para hacerte currar mucho haciendome coliflor con bechamel y pasteles de choco.

3.- No sé, pero siempre en todo hay tres pasos, no?

Un abrazo manito! Piro pa clase pitandoooOOoOOOOooOO!!!

Kostompy dijo...

Haha, que típico de Europa (y raro en España) eso de bring-your-own-drink xDD

Pero yo comento para reclamar que esa frase final merece una entrada entera, no ser solo la frase final :P

JC : dijo...

A ver por partes...

Jaume, nosotros vivimos en un piso del cúal alquilamos dos habitaciones, una es pa dormir y la otra la hemos convertido en taller. Es un poco rollo que esté en una casa, pq en ese taller no puedo dar golpes (talla en madera, etc.) ni ensuciar de verdad. Pero aún así es el mejor sitio de trabajo que he tenido hasta la fecha. Eso sí.

Kostompy, eso es como pedirle a un maestro zen que te explique que significa eso de "el ciprés en el patio". Pero si quieres un post optimista, yo te lo escribo. jejeje!

Neri dijo...

siii!!! queremos post optimista^^
Me encanta el palo de colores, y mola infinito el taller.

Yo a ver si encuentro una casita y me monto mi estudio y mi taller de cocina ^^

Un besazo!^^